Salmos de la Noche Para Antes de Dormir Reina Valera 1960

Salmos de la Noche
Salmos de la Noche

Salmos Para Orar Antes de Dormir

Salmos 140:5-8

Me han escondido lazo y cuerdas los soberbios, han tendido red junto a la senda, me han puesto lazos. He dicho a Jehová: Dios mío eres tú, escucha, oh Jehová, la voz de mis ruegos. Jehová Señor, potente salvador mío, tú pusiste a cubierto mi cabeza en el día de batalla. No concedas, oh Jehová, al impío sus deseos, no saques adelante su pensamiento, para que no se ensoberbezca. (Salmos 140:5-8)

Salmos 4:8

En paz me acostaré, y asimismo dormiré, porque solo tú, Jehová, me haces vivir confiado. (Salmos 4:8)

Salmos 23

Jehová es mi pastor; nada me faltará. En lugares de delicados pastos me hará descansar, junto a aguas de reposo me pastoreará. Confortará mi alma, me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre. Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo, tu vara y tu cayado me infundirán aliento. Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores, unges mi cabeza con aceite, mi copa está rebosando. Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa de Jehová moraré por largos días. (Salmos 23)

Salmos 4

Respóndeme cuando clamo, oh Dios de mi justicia. Cuando estaba en angustia, tú me hiciste ensanchar. Ten misericordia de mí, y oye mi oración. Hijos de los hombres, ¿hasta cuándo volveréis mi honra en infamia, Amaréis la vanidad, y buscaréis la mentira? Sabed, pues, que Jehová ha escogido al piadoso para sí, Jehová oirá cuando yo a él clamare. Temblad, y no pequéis, meditad en vuestro corazón estando en vuestra cama, y callad. Ofreced sacrificios de justicia, y confiad en Jehová. Muchos son los que dicen: ¿Quién nos mostrará el bien? Alza sobre nosotros, oh Jehová, la luz de tu rostro. Tú diste alegría a mi corazón mayor que la de ellos cuando abundaba su grano y su mosto. En paz me acostaré, y asimismo dormiré, porque solo tú, Jehová, me haces vivir confiado. (Salmos 4)

Salmos 25:16-22

Mírame, y ten misericordia de mí, porque estoy solo y afligido. Las angustias de mi corazón se han aumentado, sácame de mis congojas. Mira mi aflicción y mi trabajo, y perdona todos mis pecados. Mira mis enemigos, cómo se han multiplicado, y con odio violento me aborrecen. Guarda mi alma, y líbrame, no sea yo avergonzado, porque en ti confié. Integridad y rectitud me guarden, porque en ti he esperado. Redime, oh Dios, a Israel de todas sus angustias. (Salmos 25:16-22)

Salmos 116:6-8

Jehová guarda a los sencillos, estaba yo postrado, y me salvó. Vuelve, oh alma mía, a tu reposo, porque Jehová te ha hecho bien. Pues tú has librado mi alma de la muerte, mis ojos de lágrimas, y mis pies de resbalar. (Salmos 116:6-8)

Advertisement

Salmos 34:4

Busqué a Jehová, y él me oyó, y me libró de todos mis temores. (Salmos 34:4)

Salmos 25:8-10

Bueno y recto es Jehová, por tanto, él enseñará a los pecadores el camino. Encaminará a los humildes por el juicio, y enseñará a los mansos su carrera. Todas las sendas de Jehová son misericordia y verdad, para los que guardan su pacto y sus testimonios. (Salmos 25:8-10)

Salmos 121

Alzaré mis ojos a los montes, ¿De dónde vendrá mi socorro? Mi socorro viene de Jehová, Que hizo los cielos y la tierra. No dará tu pie al resbaladero, Ni se dormirá el que te guarda. He aquí, no se adormecerá ni dormirá el que guarda a Israel. Jehová es tu guardador, Jehová es tu sombra a tu mano derecha. El sol no te fatigará de día, ni la luna de noche. Jehová te guardará de todo mal Él guardará tu alma. Jehová guardará tu salida y tu entrada desde ahora y para siempre. (Salmos 121)

Salmos 3:5

Yo me acosté y dormí, y desperté, porque Jehová me sustentaba. (Salmos 3:5)

Salmos 25:1-5

A ti, oh Jehová, levantaré mi alma. Dios mío, en ti confío, no sea yo avergonzado, no se alegren de mí mis enemigos. Ciertamente ninguno de cuantos esperan en ti será confundido, serán avergonzados los que se rebelan sin causa. Muéstrame, oh Jehová, tus caminos, enséñame tus sendas. Encamíname en tu verdad, y enséñame, porque tú eres el Dios de mi salvación, en ti he esperado todo el día. (Salmos 25:1-5)

Salmos 4:1

Respóndeme cuando clamo, oh Dios de mi justicia. Cuando estaba en angustia, tú me hiciste ensanchar, ten misericordia de mí, y oye mi oración. (Salmos 4:1)

Advertisement

Salmos 25:11-15

Por amor de tu nombre, oh Jehová, perdonarás también mi pecado, que es grande. ¿Quién es el hombre que teme a Jehová? Él le enseñará el camino que ha de escoger. Gozará él de bienestar, y su descendencia heredará la tierra. La comunión íntima de Jehová es con los que le temen, y a ellos hará conocer su pacto. Mis ojos están siempre hacia Jehová, porque él sacará mis pies de la red. (Salmos 25:11-15)

Salmos 16:9

Se alegró por tanto mi corazón, y se gozó mi alma, mi carne también reposará confiadamente. (Salmos 16:9)

Salmos 16:7

Bendeciré a Jehová que me aconseja, Aun en las noches me enseña mi conciencia. (Salmos 16:7)

Salmos 91

El que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente. Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío, Mi Dios, en quien confiaré. Él te librará del lazo del cazador, de la peste destructora. Con sus plumas te cubrirá, y debajo de sus alas estarás seguro, escudo y adarga es su verdad. No temerás el terror nocturno, ni saeta que vuele de día, ni pestilencia que ande en oscuridad, ni mortandad que en medio del día destruya. Caerán a tu lado mil, y diez mil a tu diestra, mas a ti no llegará. Ciertamente con tus ojos mirarás y verás la recompensa de los impíos. Porque has puesto a Jehová, que es mi esperanza, al Altísimo por tu habitación, no te sobrevendrá mal, ni plaga tocará tu morada. Pues a sus ángeles mandará acerca de ti, que te guarden en todos tus caminos. En las manos te llevarán, para que tu pie no tropiece en piedra. Sobre el león y el áspid pisarás, hollarás al cachorro del león y al dragón. Por cuanto en mí ha puesto su amor, yo también lo libraré, Le pondré en alto, por cuanto ha conocido mi nombre. Me invocará, y yo le responderé, con él estaré yo en la angustia, Lo libraré y le glorificaré. Lo saciaré de larga vida, y le mostraré mi salvación. (Salmos 91)

Salmos 116:7

Vuelve, oh alma mía, a tu reposo, porque Jehová te ha hecho bien. (Salmos 116:7)

Salmos 56:3-4

En el día que temo, yo en ti confío. En Dios alabaré su palabra, en Dios he confiado; no temeré, ¿Qué puede hacerme el hombre? (Salmos 56:3-4)

Advertisement

Salmos 3:5

Yo me acosté y dormí, y desperté, porque Jehová me sustentaba. (Salmos 3:5)

Salmos 127:2

Por demás es que os levantéis de madrugada, y vayáis tarde a reposar, y que comáis pan de dolores, pues que a su amado dará Dios el sueño. (Salmos 127:2)

Lee mas:

Estos versículos fueron buscados con apoyo de la web losversiculosbiblicos.com

Versión en Portugués

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Update cookies preferences