28 Versículos de la Biblia Sobre La Santidad Reina Valera 1960

versículos que hablan de la santidad, versículos de santidad, versiculos de santidad, Versiculos biblicos de santidad, versiculos de la biblia de santidad, versiculos que hablan de santidad, textos biblicos de santidad, versiculos sobre la santidad
Versículos de la Biblia Sobre La Santidad. Reina Valera 1960

Santidad en la Biblia

Éxodo 15:26

Y dijo: Si escuchas atentamente la voz del Señor tu Dios, y haces lo que es recto ante sus ojos, y escuchas sus mandamientos, y guardas todos sus estatutos, no te enviaré ninguna de las enfermedades que envié sobre los egipcios; porque yo, el Señor, soy tu sanador.

Éxodo 23:25

Mas serviréis al Señor vuestro Dios, y Él bendecirá tu pan y tu agua; y yo quitaré las enfermedades de en medio de ti.

Salmos 107:19-20

Entonces en su angustia clamaron al Señor y Él los salvó de sus aflicciones. Él envió su palabra y los sanó y los libró de la muerte.

Isaías 53:4-5

Ciertamente Él llevó nuestras enfermedades, y cargó con nuestros dolores; con todo, nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y afligido. Mas Él fue herido por nuestras transgresiones, molido por nuestras iniquidades. El castigo, por nuestra paz, cayó sobre Él, y por sus heridas hemos sido sanados.

1 Pedro 2:24

Y Él mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre la cruz, a fin de que muramos al pecado y vivamos a la justicia, porque por sus heridas fuisteis sanados.

2 Reyes 20:5

Vuelve y di a Ezequías, príncipe de mi pueblo: «Así dice el Señor, Dios de tu padre David: “He escuchado tu oración y he visto tus lágrimas; he aquí, te sanaré. Al tercer día subirás a la casa del Señor.

Salmos 147:3

Sana a los quebrantados de corazón, y venda sus heridas.

Jeremías 30:17

Porque yo te devolveré la salud, y te sanaré de tus heridas» —declara el Señor— «porque te han llamado desechada, diciendo: “Esta es Sión, nadie se preocupa por ella”».

Salmos 30:2

Oh Señor, Dios mío, a ti pedí auxilio y me sanaste.

Oseas 6:1

Venid, volvamos al Señor. Pues Él nos ha desgarrado, y nos sanará; nos ha herido, y nos vendará.

2 Corintios 7:1

Por tanto, amados, teniendo estas promesas, limpiémonos de toda inmundicia de la carne y del espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios.

Hebreos 12:14

Buscad la paz con todos y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.

Salmos 139:23-24

Escudríñame, oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce mis inquietudes. Y ve si hay en mí camino malo, y guíame en el camino eterno.

Efesios 5:3

Pero que la inmoralidad, y toda impureza o avaricia, ni siquiera se mencionen entre vosotros, como corresponde a los santos.

1 Samuel 2:2

No hay santo como el Señor; en verdad, no hay otro fuera de ti, ni hay roca como nuestro Dios.

Romanos 6:22

Pero ahora, habiendo sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y como resultado la vida eterna.

Mateo 5:48

Por tanto, sed vosotros perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto.

Amós 5:14

Buscad lo bueno y no lo malo, para que viváis; y así sea con vosotros el Señor, Dios de los ejércitos, tal como habéis dicho

Proverbios 9:10

El principio de la sabiduría es el temor del Señor, y el conocimiento del Santo es inteligencia.

1 Pedro 2:9

Pero vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido para posesión de Dios, a fin de que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable.

1 Corintios 3:17

Si alguno destruye el templo de Dios, Dios lo destruirá a él, porque el templo de Dios es santo, y eso es lo que vosotros sois.

Levítico 19:2

Habla a toda la congregación de los hijos de Israel y diles: «Seréis santos porque yo, el Señor vuestro Dios, soy santo.

Deuteronomio 23:14

Porque el Señor tu Dios anda en medio de tu campamento para librarte y para derrotar a tus enemigos de delante de ti, por tanto, tu campamento debe ser santo; y Él no debe ver nada indecente en medio de ti, no sea que se aparte de ti.

1 Reyes 9:3

Y el Señor le dijo: He oído tu oración y tu súplica que has hecho delante de mí; he consagrado esta casa que has edificado, poniendo allí mi nombre para siempre; en ella estarán mis ojos y mi corazón perpetuamente.

Romanos 12:1

Por consiguiente, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo y santo, aceptable a Dios, que es vuestro culto racional.

Sofonías 3:9

En ese tiempo daré a los pueblos labios puros, para que todos ellos invoquen el nombre del Señor, para que le sirvan de común acuerdo.

Hebreos 12:14

Buscad la paz con todos y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.

Romanos 6:22

Pero ahora, habiendo sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y como resultado la vida eterna.

Lee mas:

Estos versículos fueron buscados con apoyo de la web losversiculosbiblicos.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.